LAS PICADURAS EN VERANO

picaduras2PICADURA 1

Con la llegada del buen tiempo, los insectos despiertan. El mosquito tigre o la mosca negra acompañan a los habituales mosquitos, abejas, avispas y tábanos. Y en la playa, las medusas son las protagonistas, debido a la menor presencia de depredadores en alta mar y a la elevada temperatura del agua del océano que, por falta de lluvias, no se enfría lo suficiente.

El picor es una respuesta del cuerpo ante una alergia, ya sea a un medicamento, alimento, planta o picadura de insecto hematófago o himenóptero. El picor podría definirse como una sensación desagradable que se alivia rascando la misma piel. Lo que sucede es que con el rascado excesivo se produce mayor irritación y heridas superficiales en la piel que, si no se tratan, pueden infectarse.

 

INSECTOS EN VERANO

Las moscas, mosquitos y tábanos son insectos hematófagos. Succionan sangre, inyectando una secreción de saliva QUE PROVOCA EL PICOR.

Estos insectos habituales van acompañados de los conocidos mosquitos tigre y moscas negras. EL mosquito tigre es de color casi negro y con unas bandas características de color blanco en las patas y el dorso, y suele habitar en zonas de aguas estancadas.

Las abejas, avispas, abejorros y hormigas son insectos de la familia de los himenópteros. Sus picaduras producen reacción local, dolor e inflamación. Este tipo de insectos pica con más facilidad a las personas que se mueven constantemente, a las que se perfuman – ya que les atraen determinados olores-, y a los que se visten o llevan puesta ropa de colores vivos.

 

CUANDO LA “VÍCTIMA” ES UN NIÑO

Cuando los niños son los afectados por las picaduras, tanto de insectos como de medusas es preciso prestar especial atención. Es importante:

  • Tratar muy rápidamente las picaduras en la boca o la laringe
  • Lavar y desinfectar para una buena recuperación y para evitar consecuencias más graves.
  • Averiguar si el niño o niña es alérgico a los insectos o a determinados medicamentos.

 

REPELENTES DE INSECTOS

Las moscas, mosquitos y tábanos pican en las zonas descubiertas del cuerpo. De forma preventiva, se recomienda el uso de camisas y pantalones de manga larga a partir del atardecer, y aplicar repelentes o insecticidas en los lugares donde haya muchos insectos.

Los repelentes son sustancias que se aplican para ahuyentar a los insectos, y que hacen que las personas no sean atractivas para los mosquitos. Éstos, concretamente las hembras, eligen su “víctima” en función de la edad, el olor de la piel, la humedad y la temperatura corporal. Pican para obtener proteínas de la sangre, que les permiten completar la maduración de sus huevos.

Aunque les gusta la sangre animal, prefieren la de persona, porque la piel es más fina y lo tienen más fácil a la hora de obtener su propósito. En el mercado existen también repelentes para aplicar sobre la ropa.

El efecto de un repelente depende de su concentración. Si es necesario aplicar protector solar y repelente, la crema solar debe aplicarse en primer lugar, y posteriormente el repelente.

 

¿YA TE HA PICADO?

En la farmacia se venden productos calmantes para aliviar el picor y desinflamar la zona:

  • El tratamiento clásico es la loción de calamina o pomada de hidrocortisona.
  • El aloe vera en forma de gel desinflama y alivia la picazón.
  • Soluciones de amoníaco.

En el caso de la picadura de abeja, avispa, abejorro y hormiga, las complicaciones no suelen ser frecuentes, pero pueden aparecer reacciones de hipersensibilidad y anafilaxia. La picadura de abeja, concretamente, produce una reacción local, dolor e inflamación. La actuación a seguir consiste en quitar el aguijón, lavar con agua la zona afectada, desinfectar con antiséptico y aplicar gel o compresas frías. Si el dolor no remite, los analgésicos y los antihistamínicos pueden ser una solución para aliviar el picor. Si se trata de una hormiga, su veneno se combate con soluciones de amoníaco.

 

ANIMALES ACÚATICOS

Además de los insectos, existen otros animales que también pican. Es el caso de los animales marinos o acuáticos. Los más problemáticos en verano son las medusas, cuya picadura produce un picor intenso y dermatitis. En las playas también viven los erizos, que más que picar, pinchan con sus púas; y los llamados escorpiones marinos que, enterrados bajo la arena, clavan las púas de su aleta dorsal en los pies de los bañistas, produciendo un dolor intenso.

 

¿QUÉ PASA SI TE PICA UNA MEDUSA?

Las medusas son animales invertebrados y transparentes, característica que les facilita el camuflaje. Existen muchas especies diferentes, aunque todas constan de tres partes: umbrela, brazos orales y tentáculos, donde se encuentran las sustancias tóxicas que les sirven de defensa.

Cuando la medusa toca a su presa se produce un estímulo de sus sensores y se activan los mecanismos de la picadura, que se produce rápidamente, inyectando sustancia tóxica dentro de la piel. La toxina produce un picor intenso, escozor, eritema y edema de la zona afectada.

 

ACTUACIÓN Y TRATAMIENTO

Si el animal que ha producido la picadura es una medusa, es preciso lavar la herida con agua salada sin tocar el área afectada. A continuación, hay que eliminar cualquier tentáculo del animal que haya quedado pegado con una toalla, evitando el contacto con la piel.

En la farmacia, el farmacéutico puede ofrecer al cliente productos en polvo específicos para tratar las picaduras de medusa.

Si se trata de un erizo, hay que quitar las púas, lavar la zona afectada y aplicar un antiséptico.

Si las púas del erizo se quedan clavadas, se puede intentar ablandarlas con vinagre.

En el caso de los escorpiones marinos es preciso quitar las púas con unas pinzas y lavar la zona afectada con agua salada. El veneno de este escorpión es termolábil, es decir, que se altera fácilmente por la acción del calor. Por eso, es recomendable sumergir la zona afectada en agua caliente. Si el dolor no desaparece, el farmacéutico puede aconsejar analgésicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *