El corazón de la A a la Z

El corazón de la A a la Z

CORAZON

El cuerpo necesita oxígeno para funcionar. El corazón es un órgano que funciona como una bomba que envía el oxígeno de la sangre a todas partes del cuerpo. El corazón consta de cuatro cámaras: dos aurículas y dos ventrículos. La función de las aurículas, situadas en la parte superior del corazón, consiste en llenar los ventrículos de sangre. La función de los ventrículos es bombear la sangre a los pulmones y al resto del cuerpo. La sangre circulaba por todo el cuerpo a través de unos vasos llamados arterias. Las arterias que irrigan el corazón se llaman arterias coronarias.

Las enfermedades cardiovasculares son enfermedades que afectan al corazón. Son debidas, en parte, al colesterol malo, responsable de la formación de arterioesclerosis. La arterioesclerosis se caracteriza por la acumulación de grasa en el revestimiento interno de las paredes de las arterias, los vasos que transportan la sangre por todo el cuerpo.

Esta acumulación de grasa (placa de colesterol) se puede romper en cualquier momento, formar un coágulo y bloquear la arteria. Cuando la obstrucción es parcial se denomina angina.

Según indica la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren 1.71 millones de personas en el mundo a causa de enfermedades cardiovasculares. El 80% de las muertes prematuras podrían haberse evitado siguiendo un estilo de vida saludable y reduciendo factores de riesgo.

ANGINA DE PECHO

La angina de pecho tiene lugar cuando el corazón no recibe suficiente oxígeno. Los síntomas más comunes son opresión y sensación de ardor en el pecho y, en ocasiones, un dolor que se extiende al brazo izquierdo. Los síntomas suelen ser transitorios y pueden durar entre unos segundos y unos minutos (alrededor de 5 minutos). Ocurre cuando se realiza un esfuerzo físico (correr, caminar, subir escaleras) o por estrés emocional. Algunas personas pueden sufrir angina y no mostrar síntomas. Las mujeres y los diabeticos tienen más probabilidades de presentar síntomas anormales. El tratamiento para la angina consiste en controlar los factores de riesgo para evitar un infarto de miocardio. Si éste es su caso, es posible que tenga que tomar medicación para diluir la sangre y controlar la presión sanguínea y el colesterol. También existe un medicamento de urgencia en forma de aerosol que le aliviará en caso de sufrir un ataque de angina. Es importante tenerlo siempre cerca. Asegúrese de comprobar la fecha de caducidad y saber exactamente cómo administrar este medicamento.

Consulte a su médico.

INFARTO DE MIOCARDIO

El peligro aparece cuando se rompe una placa de grasa y ésta bloquea completamente una arteria. Es lo que se denomina un infarto de miocardio, y que comúnmente se conoce como ataque al corazón. Parte del corazón se queda privado de oxígeno y muere. La parte afectada ya no puede funcionar, lo que significa que el corazón ya no puede hacer bien su trabajo. El 80% de los infartos de miocardio y de los ACV (Accidentes Cerebrovasculares) son prevenibles. Los síntomas son parecidos a los de la angina, es decir, opresión en el pecho, que puede pasar al cuello, brazos y mandíbula. Sin embargo, un infarto de miocardio dura más (unos 30 minutos) y puede tener lugar estando en reposo. Algunas personas pueden mostrar otros signos, como dificultades para respirar, respiración entrecortada, náuseas, vómitos, indigestión o ansiedad.

¡Un infarto de miocardio es una urgencia médica! Si usted muestra cualquiera de estos síntomas LLAME A UNA AMBULANCIA para que le lleve INMEDIATAMENTE al hospital, incluso si no está seguro. Se recomienda llevar una lista de cualquier medicamento que esté tomando.

Los medicamentos que toman los pacientes de infarto de miocardio sirven para cubrir el daño causado en el corazón y evitar que se repita otro infarto. La recuperación de un infarto de miocardio no es fácil. Puede que el paciente se sienta más débil y más cansado. Es normal dejar pasar un tiempo para recuperarse antes de volver a las actividades cotidianas. Después de sufrir un infarto de miocardio hay más riesgo de sufrir otro al año siguiente si no se modifican los hábitos de vida.

INSUFICIENCIA CARDÍACA

La insuficiencia cardíaca es una complicación del infarto de miocardio. Esta enfermedad se define como la incapacidad del músculo cardíaco para bombear la sangre. El corazón está debilitado y ya no puede realizar su trabajo. La sangre no se bombea bien por todo el cuerpo. Se queda retenida en los ventrículos (cavidades del corazón y la cantidad expulsada se reduce. También se puede acumular líquido en los pulmones, congestión pulmonar, dificultad respiratoria, fatiga y falta de oxígeno provocan diversos síntomas, como dificultades respiratorias, fatiga e inflamación de los tobillos. La insuficiencia cardíaca no se puede curar, sólo controlar. Por eso hay medicamentos que frenan su progresión. El objetivo es ayudar al corazón de la manera más efectiva, sin  forzarlo. Si usted sufre una insuficiencia cardíaca, su médico debe hacerle un seguimiento periódico. También es importante estar familiarizado con la enfermedad y ser capaz de identificar todos los signos y síntomas de cualquier cambio en el estado de la misma. Si usted sufre una insuficiencia cardíaca, su médico debe hacerle un seguimiento periódico. También es importante estar familiarizado con la enfermedad y ser capaz de identificar todos los signos y síntomas de cualquier cambio en el estado de la misma. Si usted tiene dificultades para respirar después de realizar una actividad que requiera un esfuerzo mínimo, deberá consultar con su médico. Algunas personas pueden tener que limitar la cantidad de consumo diario de líquidos. Esta restricción pretende reducir el esfuerzo realizado por el corazón. También debe controlar su peso periódicamente. Si usted engorda más de 2kg en tres días, consulte a su médico.

ARRITMIA

Una arritmia es una alteración del ritmo cardíaco. Hay varios tipos: si usted tiene bradicardia, su corazón latirá demasiado lento; si tiene taquicardia, su corazón latirá demasiado rápido. Si el latido del corazón es desorganizado, esto se conoce como fibrilación auricular (FA) y significa que el corazón no bombea sangre de manera eficiente. Esta es la forma más común de arritmia. Los síntomas de la fibrilación auricular pueden incluir palpitaciones, mareos, desmayos y, en ocasiones, pérdida de conciencia. Bradicardia y Taquicardia son una variación en la velocidad de contracción del corazón. Algunas personas no muestran ningún síntoma. La fibrilación auricular se suele detectar por casualidad, durante un examen físico realizado por su médico. Esta enfermedad se debe tomar en serio porque aumenta hasta seis veces el riesgo de sufrir un infarto cerebral. Hay medicamentos para ayudar al corazón a latir de forma regular y otros para diluir la sangre y reducir el riesgo de infarto cerebral. Una vez en tratamiento, podrá vivir una vida totalmente normal.

PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

La lucha contra las enfermedades cardiovasculares comienza con la PREVENCIÓN de factores de riesgo.

¿Cuáles son estos factores? Se pueden dividir en dos grupos: factores de riesgo modificables. Los factores de riesgo no modificables. Los factores de riesgo no modificables son aquellos que, por desgracia, no se pueden controlar, como la edad, el género o el historial médico. Los principales factores de riesgo son la edad y el género. A partir de cierta edad, el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares aumenta a partir de  los 40 años; en las mujeres después de la menopausia. En las mujeres el estrógeno actúa como agente protector. Las enfermedades cardiovasculares afectan a los hombres con más frecuencia que a las mujeres.

También deben tenerse en cuenta los antecedentes familiares. Si un familiar cercano ( padre, madre, hermano o hermana) ha sufrido una enfermedad cardiovascular, el riesgo de que la sufra usted aumenta.

Usted no puede controlar estos factores, por la que deberá concentrarse en los factores de riesgo modificables, que sí se pueden evitar.

Los factores de riesgo modificables son la hipertensión, el colesterol, la diabetes, la obesidad, el sedentarismo, el tabaco y el estrés.

¿Sabía usted que… en España, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de fallecimiento?

HIPERTENSIÓN

La presión sanguínea es la presión ejercida por la sangre en las paredes de las arterias. Tiene dos valores: presión sistólica y presión diastólica (poscarga). La presión sistólica es la presión ejercida cuando el corazón se contrae y la presión diastólica es la presión ejercida cuando el corazón está en reposo. La presión ideal está entorno a los 120/80 mm Hg. La hipertensión se describe como una presión sanguínea superior a 140/ 90 mm Hg. La hipertensión es un importante factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, ya que quienes la padecen tienen un riesgo de sufrir un problema cardiovascular dos o tres veces mayor. Una presión sanguínea demasiado elevada no sólo hace que el corazón bombee más fuerte, sino que además puede dañar y endurecer las arterias. Promueve la formación de placas de arteriosclerosis y facilita la aparición de un infarto de miocardio o un infarto cerebral en cualquier momento. Más del 50% de las personas mayores de 65 años tienen una presión sanguínea elevada.

La hipertensión es difícil de diagnosticar porque no siempre se sienten los síntomas. Las consecuencias en el corazón a largo plazo pueden ser desastrosas, y puede incluso provocar problemas renales, de vista o vasculares, como insuficiencia renal, pérdida de visión y disfunción eréctil.

Por eso es importante y aconsejable tomarse la tensión periódicamente y a horas diferentes, ya que ésta varía constantemente a lo largo del día. Puede solicitar a su médico el control de la tensión o pedirle consejo sobre la posibilidad de adquirir un tensiometro, el cual debería estar reconocido por alguna asociación.

COLESTEROL

El colesterol es la grasa que hay en la sangre y que circula por las arterias. Las células y el cerebro lo necesitan para funcionar. La mayor cantidad es producida por el hígado, pero el 20% procede de la dieta.

Debe, por lo tanto, tener cuidado con las grasas animales, las cuales se encuentran en la mantequilla, los huevos, la carne y los pasteles. Un nivel de colesterol alto es uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Se cree que lo sufre casi el 36% de la población adulta. Cuando hay mucho colesterol en la sangre, parte de éste se adhiere a las paredes de las arterias y causa arteriosclerosis.

¿Sabía que hay colesterol bueno y colesterol malo? El colesterol malo (LDL) es el responsable de la formación de la placa que puede bloquear las arterias. Para determinar el nivel de LDL hay que hacer un análisis de sangre. El valor objetivo varía para cada persona y depende de la edad, el género y el historial médico. Pregunte a su médico cuál es su nivel óptimo de colesterol. El colesterol bueno se conoce como HDL y es el que ayuda a eliminar la placa de las arterias.

Un nivel alto de LDL es por lo tanto uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Es posible que le recomienden tomar alguna medicación para disminuir el nivel de colesterol y reducir la cantidad que se forma en el hígado. También es importante modificar el estilo de vida. Debe optar por una dieta baja en grasas saturadas y azúcares refinados, y alta en frutas, verduras y fibra. Coma más pescado y cocine con grasas y aceites vegetales, como aceite de oliva o maíz. ¡Recuerde hacer ejercicio! No olvide que lo que quiere es alcanzar y mantener una dieta controlada en colesterol.

¿Sabía usted que… a pesar de tener un estilo de vida saludable, algunas personas pueden tener un nivel de colesterol alto debido a un problema genético? Estas personas podrían necesitar tratamiento.

DIABETES

En primer lugar se debe distinguir entre diabetes tipo 1 y tipo 2.

La diabetes tipo 1, o la diabetes dependiente de insulina, se desarrolla normalmente en niños o adultos jóvenes. El páncreas deja de producir insulina, por lo que ésta ha de ser suministrada por otros medios.

La diabetes tipo2 es una enfermedad en la que el cuerpo no produce suficiente o no usa adecuadamente la insulina que produce. Este tipo de diabetes es la que se asocia principalmente a las enfermedades cardiovasculares y es provocada por el sedentarismo  a las enfermedades cardiovasculares y es provocada por el sedentarismo, la comida basura, la hipertensión y la obesidad. En estos casos el cuerpo no produce suficiente insulina para que las células utilicen adecuadamente el azúcar, por lo que el nivel de azúcar en sangre se mantiene alto, algo que puede dañar las arterias. La diabetes multiplica por cuatro el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Resulta, por lo tanto, importante mantener el nivel de azúcar dentro del rango adecuado. El riesgo aumenta todavía más si usted presenta otro factor de riesgo. Los valores objetivos de la presión sanguínea no son los mismos para los diabeticos, con inferiores: la hipertensión se diagnostica cuando la presión sanguínea es superior a 130/80 mm Hg.

Los niveles objetivos de azúcar en sangre para los diabeticos varían entre 72 y 126 mg/dl antes de las comidas y entre 90 y 180 mg/dl dos horas después de las comidas. Además del tratamiento con medicamentos, una alimentación sana y el ejercicio son otras formas de mantener a raya la diabetes.

Se aconseja realizar un estudio de prediabetes a todos los adultos con sobrepeso (índice de masa corporal mayor de 25 kg/m).

OBESIDAD Y EJERCICIO

El exceso de peso es un problema importante que asociado a una presión sanguínea elevada y a la diabetes, aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. La grasa abdominal se debe evitar a toda costa, por lo que es importante medirse la cintura y calcular el riesgo. El tamaño de la cintura varía en función del género y debe ser inferior a 102 cm para los hombres y menos de 88 cm para las mujeres.

Utilice una cinta métrica para ayudarle a determinar la medida de su cintura.

¿Sabía que el porcentaje de adultos obesos en España es del 15%? Pero la cifra se vuelve más preocupante en cuanto a la obesidad infantil, ya que alrededor de un 16% de los jóvenes españoles de entre 11 y 15 años presenta síntomas evidentes de sobrepeso u obesidad.

Otra medida importante es el índice de masa corporal (IMC). El IMC ayuda a calcular el peso de una persona basándose en su estatura. El IMC se calcula dividiendo el peso (en kilogramos), por la estatura ( en metros), al cuadrado (un número multiplicado por sí mismo).

El índice de masa corporal se aplica sólo a adultos mayores de 18 años.

Clasificación del riesgo sanitario en función del IMC:

  • Menor de 18.50= Bajo peso
  • 50 – 24.99= Peso normal
  • 00- 29.99= Sobrepeso
  • 00- 34.99= Obesidad clase I
  • 00- 39.99= Obesidad clase II
  • 00 o mayor= Obesidad clase III

Un peso saludable equivale a un IMC entre 18.50 y 24.99 kg/ m

¿Cómo conseguir un peso saludable?

Hay que recordar tres puntos clave:

  • Propóngase una meta alcanzable.
  • Plantéese cómo llegar.
  • Identifique el camino que le lleve a cambiar su comportamiento.

Se recomienda una dieta equilibrada y planificada para ayudarle a limitar el consumo de comida rápida. Cada día más españoles comen fuera, ya sea con la familia o con los colegas del trabajo. Es importante escoger comida sana. Opte por ensaladas o verduras en lugar de frituras. Recuerde que las porciones que se sirven en los restaurantes no tienen el mismo tamaño que las que nos servimos en casa.

Muchos de nosotros optamos por dietas de adelgazamiento. Si bien es cierto que provocan una pérdida de peso rápida, hay que tener cuidado con estas dietas milagro. Son muy restrictivas y aumentan el riesgo de sufrir alteraciones nutricionales, y por lo tanto problemas cardiovasculares. El peso que se pierde se suele recuperar. Es aconsejable informar a su médico antes de empezar una dieta.

El ejercicio resulta clave para conseguir un peso ideal. Haga simplemente 30 minutos de ejercicio moderado (correr, marcha rápida, natación, etc.) al día. La actividad física no significa necesariamente practicar un deporte, lo único que necesita hacer es moverse. La actividad física periódica le ayuda a perder peso y a disminuir el nivel de colesterol en sangre, el nivel de azúcar en sangre, la sensibilidad a la insulina y a la presión sanguínea, disminuyendo así el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. ¿Está pensando en apuntarse a un programa de gimnasia? Coménteselo primero a su médico para estar seguro de que su estado de salud se lo permite.

TABACO

El tabaco es la adicción más extendida. Es la primera causa evitable de muerte en el mundo. Se produce una muerte cada 6 segundos. Según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), el tabaco provoca cerca de 50.000 muertes anuales en España. El tabaco es uno de los principales factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Estrecha las arterias, aumenta la presión sanguínea y promueve la formación de arteriosclerosis. Dejar de fumar provoca beneficios inmediatos y duraderos. El riesgo de sufrir un infarto de miocardio empieza a disminuir ya a las pocas horas de dejar de fumar. Después de 15 años sin fumar, un ex fumador tiene el mismo riesgo de sufrir un infarto que alguien que no haya fumado nunca. Para dejar de fumar debe empezar por fijar la fecha en la que lo vaya a dejar y pensar cómo lo va a hacer. Existen medicamentos recomendados por los médicos, así como algunos productos que se venden sin receta. Hable con su médico sobre el tema para decidir cuál es el más adecuado para usted.

También deben tenerse en cuenta los antecedentes. Si fuma, es hora de pensar en dejarlo. Los beneficios de dejar el tabaco son muchos. Su salud empieza a  mejorar a las tres horas de haberlo dejado. Después de unos días, podrá hacer más actividades físicas y notará cómo mejoran los sentidos del gusto y del olfato. Después de un año, las posibilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular se reducirán a la mitad.

¿Sabía usted que… el tabaquismo pasivo aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares ente no fumadores hasta un 20%? Contiene hasta 4.000 compuestos químicos, por lo que resulta crucial intentar conseguir un ambiente libre de humos.

ALCOHOL

El consumo de grandes cantidades de alcohol es malo para la salud cardiovascular. El alcohol aumenta la presión sanguínea y aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio. El consumo excesivo de alcohol, como puede ser la ingesta de grandes cantidades de alcohol en una sola ocasión, puede provocar arritmia cardíaca y aumentar el riesgo de muerte. ¡Más vale prevenir que curar! Un consumo de alcohol de bajo riesgo equivale a dos bebidas estándar al día para los hombres. No se recomienda a las mujeres superar las 10 bebidas a la semana, ni a los hombres las 15 bebidas a la semana. Por bebida estándar se entiende el equivalente a un vaso de 150ml de vino, un vaso de 350ml de cerveza, o un vaso de 45ml de bebidas alcohólicas de mayor graduación. Tenga en cuenta que no se pueden tomar todas las bebidas en una sola ocasión.

GESTIÓN DEL ESTRÉS

El estrés, como tal, no es malo, pero resulta perjudicial cuando es continuado. Puede abrumar y limitar sus posibilidades. Estar estresado también afecta a la salud cardiovascular. Cuando uno está estresado aumentan la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, disminuyen los niveles de insulina y se contraen los músculos y las arterias. El resultado puede provocar daños en las arterias. Para aliviar el estrés debe identificar sus fuentes e intentar evitarlas.

Algunos factores de estrés pueden ser los plazos de entrega en el trabajo, objetivos inalcanzables o problemas económicos. También debe darse tiempo para relajarse y hacer cosas que le gustan. Puede pasar tiempo con amigos, meditar o hacer  yoga. El ejercicio físico también es una buena forma de combatir el estrés.

MEDICACIÓN

En definitiva, usted comprobará que existen muchos medicamentos disponibles para tratar las enfermedades cardiovasculares. Es importante tomarlos tal y como se prescriben y recordar que deben ir acompañados de una buena gestión de los factores de riesgo. Recuerde que su médico está siempre ahí para ayudarle y responder a sus preguntas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *